Tus zapatillas, además de al terreno, deben adaptarse al tipo de pisada que tienes; responder a cómo aterriza tu pie en cada zancada y corregir excesos o defectos motores.

¿Cómo pisas?

La forma en la que corres (tu biomecánica) afecta el tipo de zapatillas. Un pie “normal” aterriza con la parte exterior del talón y entonces para absorber el impacto, gira (o prona) ligeramente hacia dentro. Si tu pie prona demasiado, necesitarás una zapatilla con control de pronación que evite que te causes una lesión a largo plazo. Del mismo modo, si tu pie no gira lo suficiente, supinas (suele ser fruto de una falta de flexibilidad o por el puente del pie muy alto) y también necesitarás elementos correctivos en la zapatilla.

Busca a un especialista en una tienda para que te haga un estudio de la pisada y te diga si debes invertir en zapatillas y/o plantillas de corrección.

  • Pisada neutra: Es fruto de tener una pronación normal. Tu huella mojada está conectada de puntera a talón y el puente es de un tamaño correcto. Puedes llevar zapatillas neutras con elementos básicas de control.
  • Pisada pronadora: Si tu huella muestra todo el pie, es probable que tengas los pies planos. Elige unas zapatillas con control de estabilidad y movimiento.
  • Pisada supinadora: No prona lo suficiente. Tu huella sólo muestra la puntera y el talón. Tu calzado debería absorber el impacto; busca calzado muy amortiguado y neutro.

77d3d78377427004ac1e16ab4faf8726

Consejos para ir de compras

A estas alturas ya te habrás dado cuenta de la importancia de acudir a una tienda especializada en running.

  • Para analizar tu pisada se espera que corras, así que lleva ropa adecuada. Algunas tiendas te haces un análisis en vídeo sobre una cinta de correr; otros lo harán “a ojo” o puede que te pidan que te pruebes un modelo y corras unos minutos fuera de la tienda.
  • Vete de compras por la tarde o según anochezca. Tus pies se hinchan al correr, por lo que esperar a que pase el día para ir de compras y que estén algo más hinchados.
  • Compra tus zapatillas por comodidad y no por estética. Tus zapatillas deben entrarte bien desde la primera vez que te las pones. Si son demasiado justas, te machacarán las uñas de los pies y te saldrán callos. Si están demasiado grandes, tu pie bailará dentro y tendrás ampollas. Deberían ser cómodas en el talón y tener margen desde el dedo gordo hasta la punta. Algunas marcas ofrecen zapatillas específicas de mujeres, que son más estrechas de horma por el talón y más anchas por la puntera.

Fte: Revista Running Women’s Fitness

PIDE TU CITA GRATIS

Clínica a la que te diriges:

Deseo recibir ofertas exclusivas

CONTACTA CON DASHA
  • WHATSAPP:
    601 428 237 (ELCHE)
    637 614 840 (ALICANTE)
    601 004 028 (GRANADA)
  • 900 90 27 90
  • info@clinicadasha.es