Cuando el sistema venoso superficial de las venas safenas está afectado es necesario eliminar el flujo de las mismas ya que dejarlo significaría un aumento progresivo de la enfermedad, del tamaño de las varices y un incremento de los síntomas dolorosos.

La vena safena sólo lleva un 4% del volumen de sangre de la pierna, de manera que podemos prescindir de ella sin tener efectos secundarios.

Hasta hace pocos años se realizaba una cirugía bastante cruenta, consistía en la extracción de la safena conocida como safenectomía. Se requería de varias heridas de cierto tamaño, hematomas considerables con el consiguiente dolor y un mínimo de un mes o mes y medio para el reinicio de actividades.

Esta cirugía se ha sustituido por procedimientos mínimamente invasivos, la endosafenectomía con Láser o Radiofrecuencia. Con ellos se alcanza la anulación térmica de la vena y su consiguiente cierre sin necesidad de extraerla del cuerpo. Esto procedimientos requieren de alta tecnología, es indispensable realizarla bajo ecografía que permite sin necesidad de heridas, introducir en la vena una delgadísima fibra que descarga la energía del láser o de la radiofrecuencia. Dura aproximadamente 30 minutos. Se hace con anestesia local y sedación o una anestesia general muy superficial. El procedimiento es ambulatorio, totalmente estético y el paciente sale caminando por su propia cuenta. Se puede reintegrar a sus actividades en una semana a 10 días.

 

PIDE TU CITA GRATIS

Clínica a la que te diriges:

Deseo recibir ofertas exclusivas

CONTACTA CON DASHA
  • WHATSAPP:
    601 428 237 (ELCHE)
    637 614 840 (ALICANTE)
    601 004 028 (GRANADA)
  • 900 90 27 90
  • info@clinicadasha.es