Contacta con nosotros por mail | info@clinicadasha.es

El “después” tras una reducción de estómago o balón intragástrico


Una vez que nos hemos dado el gran paso, hemos apostado por someternos a una reducción de estómago y queremos mejorar nuestra calidad de vida, debemos empezar a plantearnos “el después”.

Consejos y pautas tras una reducción de estómago o balón intragástrico.

Las máximas pérdidas de peso se consiguen antes de los 18 meses, con todas las intervenciones. En general, además de la perseguida pérdida de peso conseguiremos otras mejoras en patologías como la diabetes, el síndrome de apnea, la hipertensión y las anormalidades de colesterol y triglicéridos elevados. Otros beneficios fundamentales son la mejora de la movilidad y la resistencia en general.

¿Más ventajas que conseguiremos?:  Mejora en la autoestima, el humor, las relaciones interpersonales, la capacidad de trabajar y de encontrar trabajo. El cambio que tiene el individuo de su imagen corporal le permite explorar actividades sociales, vocacionales y de relación personal.

Reducción de estómago para adelgazar o tratamiento de balón intragástrico: La motivación es fundamental en el paciente.

Las operaciones restrictivas gástricas necesitan educación, motivación y cooperación del paciente para mantener una adecuada ingesta de proteínas, calorías, minerales y vitaminas. A los 3 meses suele haber un moderado déficit de proteínas que desaparece al año, cuando ya se ha restablecido el peso definitivo.

En los primeros meses también suelen incorporarse a la dieta suplementos vitamínicos para evitar que desarrolle déficit de distintos elementos fundamentales como el hierro, la vitamina B12, calcio y vitaminas liposolubles. Todo esto formará parte del seguimiento a realizar tras la reducción de estómago.

Ejercicio físico tras una reducción de estómago. Tonifiquemos nuestro cuerpo y mantengamos nuestra figura.

Todo el proceso tras la operación, el seguimiento y cuidado de la alimentación, y el control médico debería complementarse con ejercicio físico con entrenamiento personal como último paso del proceso para continuar con una forma física buena, tonificar el cuerpo y conseguir mantener el tiempo la figura.

Cuando una persona se somete a una operación de cirugía de la obesidad puede regresar a sus actividades cotidianas en un plazo relativamente corto. A partir de ese momento, una recomendación que hacen los especialistas es que se practique algo de ejercicio después de la cirugía, aproximadamente unas seis semanas después de la intervención.

La práctica de ejercicio físico controlado y supervisado por profesionales aportará indudables beneficios fisiológicos, en el sistema circulatorio, metabólico y mejoras en el aparato locomotor. Este ejercicio físico tras la reducción de estómago debe tener una intensidad y duración suficiente y controlada.

Incluir el ejercicio físico en nuestra rutina vital es la manera más práctica y sencilla de mantener la pérdida de peso de forma constante aumentando la masa muscular y disminuyendo las patologías asociadas a la obesidad. Si nos dejamos aconsejar por ejemplo por un entrenador personal, el sabrá perfectamente cómo marcarnos el camino y las pautas para desarrollar un proceso progresivo. Cuando hablamos de “practicar ejercicio” no nos referimos necesariamente practicar un deporte determinado. En general, a veces bastará con caminar de forma rápida todos los días durante unos 40 minutos, ir en bicicleta, nadar, bailar, etc.. en definitiva moverse y huir del sedentarismo.

Para cualquier duda o asesoramiento en en torno a cómo enfocar este planning de ejercicio físico, puede recabar mucha más información en grupo iTraining Entrenamiento Personal en Alicante. Contar con verdaderos profesionales nos asegurará el éxito y un mantenimiento saludable a la inversión que ya hemos hecho.


ALGUNOS TRATAMIENTOS QUE TAMBIÉN TE OFRECEMOS EN CLÍNICAS DASHA PARA LA OBESIDAD:

 

 

¿Cuánto ejercicio hay que hacer para alargar la vida cinco años?


Los beneficios del ejercicio para alargar la esperanza de vida están más que probados. Lo que no está tan claro es cuánto deporte y de qué tipo es necesario para conseguir beneficios significativos en la salud y la esperanza de vida. Un estudio que ha seguido durante décadas a miles de personas en Noruega aporta ahora algunas respuestas. El trabajo muestra que hay varias formas de conseguir resultados significativos, como reducir el riesgo de muerte en un 40% o aumentar la esperanza de vida en cinco años, todo dependiendo del tipo de ejercicio que se haga y cuánto.

El trabajo se basa en los estudios Oslo I y II, un seguimiento inicial de casi 26.000 hombres nacidos entre 1923 y 1932. Los participantes se sometieron a dos exámenes físicos a principios de los 70 y en 2000. Además, respondieron una encuesta indicando si, en su tiempo libre, no hacían actividad física, o si por el contrario esta era leve (andar o montar en bici), moderada (deportes y otras actividades al menos cuatro horas a la semana) o intensa (entrenamientos duros o deporte de competición). El estudio, publicado hoy en la revista médica BMJ, aporta los resultados correspondientes a 5.738 participantes que pasaron ambos controles y a los que los científicos siguieron durante 12 años más, hasta 2012.

Según el trabajo, media hora de ejercicio seis días a la semana, sin importar el tipo y la intensidad, reduce el riesgo de muerte por cualquier causa en un 40%, es decir, tanto como dejar de fumar. Menos de una hora de ejercicio vigoroso a la semana aporta un beneficio similar, según los resultados del trabajo detallados en un comunicado difundido por BMJ. Los hombres que hacían ejercicio moderado o intenso de forma regular vivieron cinco años más de media que los sedentarios.

Los hombres que hacían ejercicio moderado o intenso de forma regular vivieron cinco años más de media que los sedentarios

La relación entre ejercicio y vida ganada es tan clara que puede calcularse al minuto. I-Min Lee, médico del Hospital Brigham de Mujeres, en Boston, asegura que por cada 60 segundos de ejercicio se pueden ganar hasta siete minutos de vida, un ratio espectacular, según explicaba la doctora a la emisora WBUR. En un estudio que analizó a casi 700.000 personas durante una década, Lee y otros expertos mostraron que andar rápido durante 75 minutos a la semana alarga la vida casi dos años respecto a los sedentarios. Al igual que en el estudio de Oslo, a más actividad, más años de vida ganada, hasta el punto de que ser activo y mantener un peso adecuado aporta siete años más de vida comparado con los sedentarios y obesos.

En el estudio de Oslo, gracias al gran periodo de tiempo de seguimiento, se ha demostrado que los beneficios del ejercicio se pierden si se deja de hacerlo. Por ejemplo, los hombres que eran activos en los 70 y lo dejaron en 2000 tenían el mismo riesgo de muerte que los que nunca hicieron actividad física. Los que eran sedentarios en los 70 y comenzaron a hacer ejercicio en 2000, tenían un riesgo de muerte un 44% más bajo que los sedentarios.

Morir joven

“Lo más novedoso es que incluso personas que tenían entre 68 y 78 años hace 12 años obtienen un gran beneficio siendo moderadamente activos”, resalta Ingar Holme, experto en medicina deportiva del Hospital Universitario de Oslo y coautor del estudio. Holme señala que, basándose en lo visto en los estudios Oslo, los beneficios “comienzan con una o dos horas de ejercicio ligero a la semana o una de actividad intensa, por ejemplo, correr”. “Por lo que hemos visto, parece que se puede compensar con menos tiempo de ejercicio pero de alta intensidad, aunque esto habría que probarlo de forma apropiada con otro estudio”, añade.

¿CUÁNTO EJERCICIO DEBES HACER?

Mikel Izquierdo, un experto en medicina deportiva que no ha participado en el estudio, opina que “los resultados son muy interesantes y vienen a confirmar otros trabajos previos”. “A nivel científico, se tiene claro que los efectos del ejercicio son similares a los que puedan producir los medicamentos o incluso más sin apenas efectos adversos para la prevención de la enfermedad cardiovascular”, añade Izquierdo, que dirige el Departamento de Ciencias de la Salud de la Universidad Pública de Navarra.

A pesar de la “abrumadora evidencia”, estos beneficios no están social ni políticamente asumidos, opina Izquierdo. Es algo que también resalta Holme: “menos de la mitad de los europeos siguen las pautas de actividad física recomendables”.

Fuente : El País | http://elpais.com/elpais/2015/05/14/ciencia/1431613182_630621.html

correr

Actividad Física en la Fibromialgia


Es una enfermedad de causa desconocida cuyo síntoma principal es el dolor crónico y generalizado que se localiza en zonas musculares, tendinosas y articulares. Está asociado a un fácil agotamiento asociado a otros síntomas como alteraciones del sueño, dolores de cabeza, depresión…

Más mujeres que hombres padecen de fibromialgia, y es un trastorno común. Se da hasta en un 5% de la población. La intensidad del dolor puede fluctuar con el tiempo pero nunca desparece y cuando la persona afectada por fibromialgia permanece inmóvil durante cierto período de tiempo, sus músculos se vuelven rígidos y dolorosos.

Si tengo fibromialgia, ¿debo hacer ejercicio?

En la actualidad se está buscando una solución a las dolencias de los pacientes con fibromialgia desde diversos frentes, pero el que mejor resultado ha ofrecido en un mayor número de pacientes está siendo el trabajo con Programas de Ejercicio Físico Adaptado. El ejercicio gradual se ha demostrado eficaz en el tratamiento de la fibromialgia, pero debe ser efectuado bajo estrictas condiciones y siempre bajo supervisión de un especialista, puesto que uno de los síntomas es el aumento del dolor cuando sobrepasamos la actividad física recomendada. Esta circunstancia hace que el plan de ejercicio deba de estar orientado a la situación concreta de cada persona.

Es importante saber que los beneficios que aporta el ejercicio físico gradual se pierden pronto cuando cede su práctica y por ello, cualquier plan debe partir de la base del mantenimiento de la actividad en el tiempo.

Un programa de ejercicios adecuando debe incluir un calentamiento, un programa de ejercicio cardiovascular y de fuerza muscular, y finalizar con una secuencia de estiramientos y relajación que tiene igual o mayor importancia que el resto de componentes de la sesión.

Actividad física en la Fibromialgia

Entrenamiento Cardiovascular

Frecuencia –  Diaria / 3 veces por semana

Duración – 2 sesiones de 20 / 30 minutos

Intensidad – Ligera (60-80%)

Tipo de ejercicio – Caminar, bicicleta… especialmente Natación

Entrenamiento Muscular

Frecuencia – 2 / 4 veces por semana

Intensidad – 50% del peso máximos

Series – 1 ó 2 de cada principal grupo muscular del tronco, articulaciones inferiores y superiores

Repeticiones – 15 – 20

Consideraciones – Pueden ser utilizados pesos libres o máquinas isotónicas

Entrenamiento de la Flexibilidad, Equilibrio y Coordinación

Frecuencia – Si es posible a diario, y varias veces al día

Grupo Muscular Predominante – Estiramiento de los músculos implicados en el trabajo muscular de la sesión, y muy suaves en las zonas dolorosas. Finalizar con este tipo de ejercicios que aportan conciencia corporal.

Consejos

• Comienza con una actividad mínima y haz pequeños incrementos semana tras semana.

• Procura no cargar pesos.

• Te puede ayudar la aplicación de calor o la toma de algún medicamento analgésico prescrito por tu médico, antes de la sesión de entrenamiento.

• Finaliza el programa de ejercicios con unos minutos de relajación y toma conciencia corporal.

• Si puedes dividir la sesión de entrenamientos en dos momentos distintos del día, te vendrá bien para no permanecer mucho tiempo quieto y te resultará menos doloroso empezar a moverte.

Cada persona tiene unas características y requiere de un programa específico. Ponte en manos de profesionales. Lo ideal es inscribirte a un Programa de Salud en un centro deportivo especializado en programas personalizados.

¿Qué tipo de actividad física es la aconsejada?

Entrenamiento Cardiovascular: el tipo de ejercicio aeróbico adecuado corresponde a un programa de bajo impacto como caminar, ir en bicicleta, ejercicio en agua a temperatura confortable (Natación Terapéutica). Generalmente se recomienda empezar el programa con ejercicios tres veces a la semana en días no consecutivos, pero si su afectación es muy importante te conviene empezar con ejercicio diario de menos duración e intensidad. Cuando aumentes la duración podrás reducir la intensidad. La duración puede ser de 15 minutos e ir progresando hasta 40 de forma progresiva. La intensidad debe establecerse en la zona comprendida entre el 60% y el 80% de la Fc Máx y siempre estar controlada con un pulsómetro.

Entrenamiento de la fuerza muscular: debe realizarse con máquinas isotónicas mejor que pesos libres. No muchas repeticiones ni tampoco con mucho peso. Están desaconsejados los ejercicios de brazos si se trabajan por encima de la cabeza o llegar a los topes articulares. No es necesario trabajar tonificación más de 2-3 días por semana y superar el 50% de la intensidad, aunque es necesario que un Entrenador Personal especializado estudie cada caso en concreto.

Trabajo de flexibilidad: es importante que aprendas a realizar estiramientos que nunca deben ser máximos, se trata de hacer de forma repetida a lo largo del día pequeños ejercicios de estiramientos de varios grupos musculares. Comienza con estiramientos que no alcancen el máximo de lo que puedes hacer, manteniéndolo de 10 a 15 segundos. Poco a poco ve aumentándolo hasta 30-60 segundos.

En aquellas personas que nunca han realizado actividad física, es especialmente importante realizar un reconocimiento médico previo, estar bien asesorados y ser dirigidos por un Entrenador Personal al menos al comienzo del programa de entrenamiento.

Fte: http://historico.medicosypacientes.com/pacientes/2009/01/09_01_03_fibromialgia#

 

¿Sabías que las personas que practican un deporte son más optimistas y felices ante la vida que el resto?


fotonoticia_20130708142732_510Diversos estudios coinciden y demuestran que practicar algún deporte potencia el optimismo y aumentan el rendimiento intelectual. Las personas que practican un deporte son mucho más alegres y felices ante la vida y reúnen más cualidades para afrontar la crisis de mejor manera.

La Fundación Marcet, escuela de fútbol presente en 25 países, afirma que el deporte reduce los niveles de ansiedad liberando tensiones y superando buena parte del estrés. Al mismo tiempo se generan endorfinas, las creadoras naturales de la felicidad.

Por otro lado, la Universidad de Chicago afirma que quienes practican algún deporte pueden ser más felices e intelectualmente más dotados que aquellos que no desarrollan ninguna práctica deportiva.

En España un estudio de OCU-Salud argumenta que quienes practican un mínimo de 2 horas semanales a hacer ejercicio mejoran su bienestar personal, siendo Andalucía, con un 56% de su población es la comunidad que más practica deporte, por detrás le siguen Castilla y León con un 45%, Catalunya y País Vasco con un 39%, Galicia con un 43%, Aragón con un 41%, Madrid 38%, Murcia un 24% y Canarias con un 11%.

La insólita cifra de 6.202.700 desempleados según la Encuesta EPA del último trimestre y una tasa de desempleo que ya supera el 27,16% configuran un peculiar panorama dónde hay millones de ciudadanos con poco empleo, pero a la vez con mucho tiempo libre. Es así como el deporte se consolida como la válvula de escape preferida por decenas de miles de españoles para afrontar la crisis y llenar el tiempo libre en verano.

El deporte liberta el estrés y la electricidad estética acumulada en el cuerpo. Las personas que practican un deporte previenen la obesidad y tienden a eliminar el dolor de manera natural. En este sentido distintas instituciones corroboran el fenómeno.

En verano los hombres suelen decantarse por deportes como la natación, el fútbol o el jogging mientras que la mujer suele preferir el yoga, pilates o fitness.

Y es que las experiencias dentro del mundo del deporte ayudan a mejorar mucho a las personas, no tan sólo en lo deportivo, sino también en lo humano y lo referente a la salud, afirma Pedro Marcet, Director Pedagógico de la Fundación Marcet, organización que promueve los valores pedagógicos a través del deporte.

¿Practicas algún deporte que te libere del estrés del día a día?

FUENTE: http://www.europapress.es/chance/tendencias/noticia-personas-practican-deporte-son-mas-optimistas-felices-vida-resto-20130708142732.html

 

Realizar una correcta actividad física reporta aspectos positivos para nuestra salud


La vinculación entre el deporte y la salud y los beneficios que ello reporta al organismo, han sido objeto de debate para diversos expertos en el primer simposio de ‘Actividad física, hidratación y salud’ organizado por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) –con la colaboración de Coca-Cola– celebrado en el Colegio Oficial de Farmacéuticos de Sevilla, dado que los beneficios de practicar una correcta actividad física no sólo interesan a los expertos, sino también a los ciudadanos de a pie.

La doctora jefa del servicio de Medicina, Endocrinología y Nutrición del Centro de Medicina del Deporte del Consejo Superior de Deportes, Nieves Palacios, ha explicado en la reunión que existen claras evidencias de la mejoría de la salud cuando se practica deporte. “Existen numerosas evidencias científicas que reconocen el ejercicio físico como una importante medida terapéutica, ya que mejora el control de la tensión arterial, el perfil lipídico, la glucosa en sangre, potencia la masa muscular y aumenta el contenido mineral óseo, entre otros efectos, con la consiguiente mejora de la salud ósea, muscular y cardiovascular”, ha aclarado.

Por su parte, el presidente de la Federación Española de Medicina del Deporte (FEMEDE), y también participante en el simposio, el doctor Pedro Manonelles, cree que los beneficios que se obtienen con la actividad física en todos los grupos de edad “son muchísimos” ya que tiene efectos sobre “prácticamente todos los sistemas orgánicos”, desde el cardiovascular, osteomuscular, las funciones cognitivas e incluso puede prevenir algunas enfermedades.

LA ALIMENTACIÓN E HIDRATACIÓN, FUNDAMENTALES.

La coordinadora de este encuentro y directora del grupo de Inmunonutrición del Instituto de Ciencia y Tecnología de los Alimentos del CSIC, la profesora Ascensión Marcos, considera fundamental la actividad física diaria y un control tanto personal, como de la familia y los médicos. “Es necesaria la práctica de actividad física diaria unida a una correcta alimentación e hidratación, algo para lo que se debe realizar un esfuerzo conjunto entre la familia, los docentes y el personal sanitario especializado, de forma que podamos realizar un abordaje multifactorial del problema”, ha expuesto en el simposio.

Además y según añade esta experta, “no existen alimentos buenos y malos, sino dietas más o menos adecuadas”. También ha señalado que llevar una vida saludable incluye “un cambio en nuestros hábitos de vida, como incorporar a nuestro día a día la práctica regular de actividad física”.

Un aspecto muy importante también a tener en cuenta a la hora de practicar deporte es la hidratación. La doctora Palacios ha asegurado que durante este tipo de actividades “se pierden agua y electrolitos con el sudor y se gasta el glucógeno muscular”. También ha recalcado la importancia de tomar una bebida adecuada, la cual debe tener tres objetivos fundamentales. “Que reponga el agua perdida para evitar la deshidratación, el sodio perdido y que aporte una cierta cantidad de hidratos de carbono que mantengan una concentración adecuada de la glucosa en sangre”, ha afirmado.

Por último, el doctor Manonelles comenta sobre la importancia de mantener una buena hidratación que la sed es un mecanismo por el que nuestro cuerpo “nos avisa que ya está deshidratado”. Además, ha asegurado que cuando realicemos deporte es imprescindible “planificar una hidratación correcta antes, durante y después”.

Fte: http://www.europapress.es/salud/estetica/noticia-realizar-correcta-actividad-fisica-reporta-aspectos-positivos-salud-20131108114706.html

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies